Generalmente este planteamiento lo relacionamos directamente con el importe monetario o el valor de los bienes que los socios de una sociedad (entendida esta como una empresa, conjunto de bienes, sea sociedad limitada, anónima o comanditaria en sus diferentes versiones) le ceden a ésta sin derecho de devolución y que queda contabilizado en una partida contable del mismo nombre.

Sin embargo, desde hace algunos años hasta nuestros días, se ha ido introduciendo una visión más humanista de lo que representa el capital social.
voluntariado1.jpg

Se considera que el capital social, es la generación de valor por parte de los miembros de una comunidad o de un grupo de personas organizadas, con el fin de desarrollar los objetivos planificados por dicha comunidad. Es importante mencionar que el pilar fundamental para el desarrollo del capital social, se encuentra en la calidad de las relaciones humanas y como estas se desenvuelvan en el medio de acción de los individuos involucrados.

Dentro de todo el contexto que envuelve a la construcción del capital social, podemos encontrar interesantes proposiciones y de gran importancia, tales como:
  • La acción social, realizada individualmente o en conjunto por parte de los miembros de la comunidad es primordial es la ejecución de las actividades que dan paso a generar valor.
  • El voluntariado, llevado a cabo de igual forma por aquellos representantes de las organizaciones o de la comunidad que buscan un consecución de los objetivos sin esperar una recompensa a cambio.

pajarito.jpg