El concepto de Ética no es un término que puede definirse de manera absoluta, ¿por qué? Está claro que inciden muchas variables que le otorgan gran complejidad así como las implicaciones y vertientes que se originan desde la misma conciencia del individuo.


¿De qué manera podemos aproximarnos a una construcción gramatical que abarque los conceptos fundamentales?
Veamos ...
La ética en principio puede orientar una propuesta dicotómica entre el bien y el mal ¿pero es esto realmente lo que engloba la palabra? Analicemos cómo puede actuar el hombre desde una racionalidad emocionalmente inteligente.

Para ello retomemos el concepto de paradigma y dogma en primer lugar. La forma cómo vemos el mundo, nuestros filtros y mapas mentales determinan nuestras fronteras dentro de un territorio existencial determinado. A esto habría que agregar si el entorno impone y dictamina principios que deben acatarse sin mayor holgura de interpretación y sentido crítico. Es así, que desde diferentes perspectivas o visiones, el concepto puede caracterizarse por una relatividad que no le resta propiedad, pero que obliga a asumir una posición trascendental sobre el tema, evitando así la peligrosa superficialidad que pretende analizar complejos dilemas morales a través de posturas simples entre lo bueno y lo malo.

Por otro lado a través de la historia, el hombre en ese continuo transitar a través del tiempo ha debido enfrentar realidades donde la libertad, la justicia, la convivencia o el respeto poseen connotaciones muy particulares. Es así que para darle la trascendentalidad pretendida al concepto en cuestión es necesario colocarse en los lineamientos fundamentales y ontológicos que caracterizan a los distintos sistemas de creencias. Por lo tanto no es descabellado reconocer la existencia de una ética cristiana, la ética marxista, la ética existencialista, la ética pragmática, entre otras.
El reconocimiento de estos sistemas, muy ligados a la filosofía, se ha extraviado como discurso y objetivo de discusión sobre el tema de la ética, desembocando en algunos casos en el análisis simple de la crisis de valores.

Expuesto todo lo anterior, una aproximación al concepto lo aporta el profesor Barbera cuando señala: "la ética es una disciplina filosófica que trata sobre la dimensión metafísica de la conciencia personal y dialéctica que se desarrolla en relación con el otro, desde un sentido trascendental de la existencia. Y más adelante señala, "el hombre no tiene ética, es esencialmente moral y la ética le hace consciente de los fundamentos teóricos de su marco de valores."

Es importante tomar muy en cuenta que el término ética se instrumentaliza desde las relaciones que el hombre posee con su entorno. ¿Qué sentido tiene todo esto? En la medida que el individuo como ser pensante interactúa con sus semejantes establece pautas desde una perspectiva individual que dependerá como se mencionó al principio, de paradigmas y profundas creencias. Para Barbera es importante y necesario destacar la importancia y el significado de estas relaciones ya que compromete a la ética a niveles más allá de las fronteras del bien y del mal. Estas relaciones pueden enumerarse así:
1) La relación de dominio
2) La relación de indiferencia
3) La relación desde el entenderse
4) La relación desde el amarse
5) La relación desde el confiarse
Cada una de las formas de convivencia mencionadas establecen parámetros característicos de un accionar que le otorgarán a la ética un carácter más profundo, más trascendente.
Desarrollemos ahora las diferentes expresiones de una ética trascendental, desde las posiciones filosóficas de algunos representantes relevantes en el tema. Bien lo expresa Arturo Schopenhauer cuando afirma: "...predicar la moral es fácil, fundamentar la moral, difícil".

¿Qué puede interpretarse de la siguiente afirmación?:

"La ética no puede dejar de tener nunca como fondo la concepción filosófica del hombre que nos da una visión total de éste como ser social, histórico y creador. Toda una serie de conceptos que la ética maneja de un modo específico, como los de libertad, necesidad, valor, conciencia, socialidad, etc., presuponen un esclarecimiento filosófico previo. Asimismo, los problemas relacionados con el conocimiento moral, o con la forma, significación y validez de los juicios morales requieren que la ética recurra a disciplinas filosóficas especiales como la lógica, la filosofía del lenguaje y la epistemología"1

Lo anterior nos lleva a profundizar un poco en las argumentaciones filosóficas de algunos pensadores que destacaron a finales del siglo XIX como Marx e inicios del siglo XX como Husserl, Sartre y Hartmann.

Opciones en torno a la Ética:

1) Ética Marxista

2) Ética Fenomenológica

3) Ética Existencialista


4) Ética Ontológica de las Ciencias

Ética Aplicada:

Ética Universitaria

Ética Profesional

Ética Empresarial



ETICA2.jpg



1 Sánchez, A. (1969) p. 27. Referencia encontrada en la publicación "Reflexiones Elementales en torno a la Ética" de Gerardo Barbera (p. 52)