Ética Pragmática
El requisito principal y suficiente para el desarrollo coordinado y armonioso de una sociedad es el cumplimiento de la normativa ética correcta. La paz, la convivencia y la felicidad de los seres humanos dependen de la corrección de la normativa social. En una sociedad humana próspera y pacífica sus individuos constituyentes necesariamente cumplen, consciente o inconscientemente, las normas éticas correctas. Las sociedades humanas problemáticas, donde el desarrollo es difícil, cometen sistemáticamente errores éticos. Los conjuntos normativos basados en la violencia se basan en errores y mentiras y producen descoordinación, impiden el desarrollo y fomentan el odio. La condición de una sociedad de bienestar es el respeto a la propiedad privada y la ausencia de la violencia. Las relaciones humanas civilizadas se basan en la razón, en la persuasión, en el acuerdo voluntario no forzado.
La ética pragmática busca crear una guía colectiva. Sin basarse en ningún principio moral ya establecido, sino sustentada en la idea de la utilidad de las cosas, fundamentada en que el valor de las cosas reside en los resultados que ésta pueda ofrecer. La razón de esto es metafísica: la realidad es experiencia, pero es la experiencia de todos. Para el Pragmatista, el todo es más que la suma de las partes. Es decir que lo general es más valioso que lo particular. De este modo, cuando nos referimos a los juicios de valor, la sapiencia colectiva de una comunidad cuenta con una mayor estima, que la sabiduría de cualquier individuo de la misma. Además, un hombre pragmático dará fundamento a sus juicios morales en lo que es mejor para el mayor número de personas. Esto significa que el Pragmatista intenta lograr “el mayor bien para la mayoría”. La paz, la prosperidad, la armonía y la felicidad de una sociedad sólo se logran con una práctica correcta de normas morales.
http://ve.globedia.com/etica-pragmatica Hernán Camargo